¿Para qué sirve el kratom?

No cabe ninguna duda que entre todos los usos que tiene el kratom, el más común y diseminado actualmente es por su acción analgésica y calmante. La experiencia de Nectar Leaf ha demostrado notablemente que la gran mayoría de los clientes de la empresa que compran kratom buscan una alternativa natural para lidiar con sus dolores crónicos y agudos, causados por fibromialgia, endometriosis, infecciones, lesiones, artritis, calambres menstruales, esclerosis múltiple y tantas otras molestias más. En otras palabras, en vez de intoxicarse con remedios que poseen efectos colaterales pesados y alto riesgo de adicción – especialmente en el caso de los opioides -, muchos han descubierto en el kratom una herramienta que les ha devuelto su bienestar.

Pese a su gran popularidad como paliativo natural, hay una parte importante de clientes que usan el kratom para gestionar su estado anímico. No faltan relatos de personas que han utilizado la planta para controlar su ansiedad, crisis de mal humor e inclusive estados depresivos y/o insomnio con éxito. Las dos propiedades más notables del kratom son, sin ninguna duda, su efecto analgésico para los dolores y el bienestar anímico mezclado con relajación general.

Vale siempre recordar que por detrás de dolores y/o alteraciones anímicas puede haber una causa desconocida que debe ser estudiada y tratada de acorde a un diagnóstico serio. Es siempre importante el acompañamiento médico para cualquier tipo de enfermedad, y lo recomendamos indudablemente. Por desgracia, muchos médicos no conocen el kratom, o puede ser que tengan opiniones superficiales sin base científica sobre su eficacia y riesgos. Justamente ahí tenemos que buscar el equilibrio entre el fascinante avance de la medicina moderna y lo tradicional natural; y la gran verdad es que para eso nos queda nuestro propio sentido común, así que estudiemos. Conocimiento nunca es demasiado.

«Tenemos que buscar el equilibrio entre el fascinante avance de la medicina moderna y lo tradicional natural; y la gran verdad es que para eso nos queda nuestro propio sentido común, así que estudiemos. Conocimiento nunca es demasiado.»

El kratom no tiene efectos similares a los de las drogas recreativas. Cuando utilizado en dosis muy bajas, inclusive proporciona algo de energía: de ahí viene su utilización tradicional a lo largo de los siglos en el sudeste asiático, su cuna: el kratom, de la misma familia del café, ha ayudado a muchos trabajadores del campo con sus duras actividades, al proporcionarles leveza y disposición física a la vez para soportar muchas horas de trabajo bajo el sol tropical.

Por último, hay un uso del kratom que vale la pena mencionar no solo por la inmensa ayuda que ha provisto a algunas personas, sino también por su potencial para políticas públicas de ayuda y recuperación de dependientes de opioides: el kratom ha ayudado a una cantidad importante de ex-adictos a opioides como morfina, heroína, codeína, oxicodona, etc., a desintoxicar sus cuerpos de esas substancias sin tener que pasar por la terrible abstinencia que suele acompañarles. Resumidamente, el mecanismo del kratom en el cuerpo humano se desarrolla por la interacción con algunos de los mismos receptores opioides en nuestro cerebro, y por lo tanto la retirada de esas drogas puede ser gestionada con la ayuda del kratom evitando la abstinencia.

De momento, este blog se propone a explicar lo más básico del kratom de manera sencilla y accesible, y en algún momento pretendemos incluir aquí relatos en primera persona de algunos de los clientes de Nectar Leaf que se benefician de las propiedades del kratom. Envíanos tu experiencia por correo electrónico si te interesa participar 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.